Historia

Como primer indicio de asentamiento, debemos citar los sepulcros megalíticos, ubicados en su término municipal.

Las primeras noticias documentadas sobre el origen del pueblo, datan del siglo XVI. Se trataba de unos pescadores que tenían una barca en el río Tajo, en el sitio conocido como "Puerto Viejo", que servían a los que se querían desplazar, en aquella época hasta la localidad portuguesa de Castelo Branco.

A esta situación se unió el hecho de que en Portugal eran frecuentes las recogidas de personal para el ejército, con motivo de las guerras entre España y Portugal en el siglo XVIII, ello dio lugar a que se unieran a los anteriores numerosos refugiados en estos paisajes, huyendo de las levas militares.
Con el tiempo, fueron abandonando la orilla de los ríos, para establecerse en el paraje conocido como "Cabezo Chozo".

La permanencia allí, dio lugar más tarde a un núcleo poblacional formado por diez vecinos. Entonces era conocido por los portugueses como poblado del Casalinho (poblado muy pequeño)
La primera documentación escrita, es de finales del siglo XVIII, denominándolo como "Monte de Zedillo".
Ya a principios del siglo XIX se le llama Cedillo, nombre que procede de "Cedido", por la cesión que hizo Portugal a España de esta zona para regularizar la frontera.

Así, la existencia de una corporación municipal en Cedillo se remonta al siglo XIX, dependía entonces de Herrera de Alcántara, y obteniendo la independencia del mismo en el 1838.

Actualmente, la mayor parte de la población se dedica al sector primario, agricultura y ganadería
Es muy significativa para el municipio, la producción de energía eléctrica, gracias al embalse del Tajo y su Central Hidroeléctrica (el segundo más importante del Tajo después del de Alcántara), la cual supone el pago de impuestos por la misma al Ayuntamiento de Cedillo, y su consecuente beneficio para el pueblo. Fue construido por la empresa Hidroeléctrica Española, en la década de 1960.